17.12.09

Sábanas




En los pliegues de las sábanas blancas se escriben palabras, besos, suspiros, el vértigo soñoliento de sus caderas... Aunque se laven y planchen, mis dedos, como ciegos errantes, leen su caligrafía indeleble, la ortografía impúdica de la noche.

Fotografía: xavi07.blogspot.com/2009_02_01_archive.html

28 comentarios:

  1. ¿Tú eres el mismo de ayer? Evito el chiste fácil de las sábanas y el Lebrijano, y me quedo con la belleza de tus palabras de hoy. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo del lebrijano se lo djamos a las hojas mustias del roble.
    Gracias

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La ortografía impúdica es mi favorita.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. En todo lo que hacemos y decimos dejamos huellas, por eso intento no dejar de hacer ciertas cosas o dejar de recorrer ciertos lugares. La huella siempre alude al recuerdo de lo pasado.

    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  5. Qué cosa más bonita. Miradme, Premio Reina Sofía de Poesía.

    ResponderEliminar
  6. Hago mío el comentario de mi hermano Octavio, aunque él es el maestro.

    He recordado a un colega que, hace muchos años, añísimos, se hizo una camisa blanca con las sábanas sobre las que se acostó por primera vez con quien era su novia y hoy es su mujer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Preciosa caligrafía indeleble.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. ¿Quién es "Reina Sofía"?

    Un abrazo Miradme.

    ResponderEliminar
  9. Las sábanas arrugadas son el vestigio arqueológico de los sueños.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Octavio, gracias.

    Una abrazo para Marbella.
    ¿Te traerán tus devaneos a Sevilla esta navidad?

    ResponderEliminar
  11. Llegados a ciertas edades, las huellas y las cicatrices van ocupando un espacio y cobrando una vida que antes no tenían. Algo así como una playa en agosto.Perdón por lo burdo de la imagen.

    Un abrazo amigo.

    P.D.: Te tengo abandonado, pero prometo ponerme al día en los próximos días. Tu blog merece mucho la pena.

    ResponderEliminar
  12. Tengo las vitrinas llenas. Solo me queadrá una libra cuando quite el Portal de Navidad,
    Un abrazo, Corpes.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Juanma, pero eso que cuentas merece una entrada en tu blog. Y si le añades una entrevista al de la camsisa, mejor todavía.

    Un abrazo y besito.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, alegre visitante, por tus palabras y por tu visita.

    ResponderEliminar
  15. Me rindo a tus pies, Juan Carlos. Me da ganas de borrar mi entrada y poner tu frase.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Javier, vreo que Reina Sofía es un pabellón cobierto de Cercedilla.

    Un abrazo tricolor

    ResponderEliminar
  17. Y que no pierdan su olor con el suavizante.

    Un abrazo, amigo Miradme.

    ResponderEliminar
  18. Preciosa entrada Miradme san

    y el semblante ardiente de tu boca .... con el amor iluminando los plieges de la piel ...rastraeando huellas insondables , entre sábanas ...intenso ...intenso ...audaz ,intuitivo , ingenioso .

    Saludos desde la isla

    Felices fiestas !!!!
    y un bello año para usted y su familia .

    Rosna

    ResponderEliminar
  19. Miradme, Feliz Navidad para ti y los tuyos y un próspero año nuevo.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  20. ¿Será que la púdica ortografía es la que extendemos en un poema?

    Pues prefiero la impúdica.

    ResponderEliminar
  21. Sin palabras...es excelente de verdad.

    ResponderEliminar
  22. Alejandro, el olor de las sábanas daría para otra entrada. Todo llegará.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias por tus palabras, amiga Yuriko. Es un placer tenerte aquí.

    ResponderEliminar
  24. Rubén, amigo filósofo. Yo también te deseo lo mejor para ti y tu familia para el próximo.

    ResponderEliminar
  25. Ventana, yo también la prefiero...
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  26. Libros gratis, eres muy generoso conmigo.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  27. Cuando era niña y mis progenitores se iban al cine de sesión de noche a mi me mandaban al Cine de las Sábanas Blancas. Yo pensaba en lo bien que ellos se lo pasaban mientras yo tardaba en coger el sueño con un cuento que ese día se me antojaba aburrido. Claro que en aquella época yo no sabía que en aquel cine de sábanas blancas se podían vivir las escenas más sensuales y eróticas y escribir con muy pocas palabras los poemas más apasionados.
    El texto, sugerente y sutil.
    Un abrazo

    ResponderEliminar